Imagen del folleto del pasodoble-coreable LA ANICETA

 
 

logo Recitaaciegas

link de acceso al apartado QUÉ ES RECITAACIEGAS      link de acceso al apartado CUÁNDO Y DÓNDE      link de acceso al apartado POR QUÉ Y PARA QUÉ

 

link de acceso al apartado LAS COPLAS DE CIEGO Y LA LITERATURA DE CORDEL      link de acceso al apartado del PROGRAMA      link de acceso al apartado de ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS

 

LAS COPLAS DE CIEGO
Y LA LITERATURA DE CORDEL

Los Temas

Crímenes
El interés por llamar la atención del público llevó al género y a sus intérpretes a exagerar determinados hechos sangrientos así como a magnificar la crueldad de sus autores, cuyo castigo era esperado como parte de la moraleja final.

  Fotografía de la obra de Teatro "El Lazarillo de Tormes", en 2003

Sucesos
Cualquier hecho destacable por su rareza, por su extravagancia o por su carácter peregrino le servían al ciego para reunir a su alrededor a oyentes de todas las edades y condición, de quienes esperaba no sólo atención sino la adquisición del pliego.

Temas Religiosos
La vida de la Virgen o de Jesucristo, la hagiografía de los santos, las oraciones y gozos, eran tema de muchos pliegos algunos de los cuales, incluso, contenían fórmulas mágicas con las que combatir enfermedades o rechazar la presencia del demonio.

Teatro
Muchos sainetes o pequeñas obras de teatro se difundieron gracias a los ciegos que las llevaban por toda España. Desde el siglo XVII principalmente los editores confiaron en la afición del público hacia las representaciones populares para vender estos textos fácilmente.

Coplas
Hasta tiempos recientes se han llamado “coplas” a los pliegos, probablemente porque desde el siglo XVI este género las incluía como uno de los temas favoritos. En los siglos XIX y XX, pero principalmente a partir de la invención del gramófono y la radio, la difusión fue masiva.

Cuplés
La palabra “cuplé”, del francés “couplet” designaba un tipo de género musical –generalmente cantado por mujeres- que se desarrolló en los siglos XIX y XX con temas satíricos, pícaros o políticos, muchos de ellos de actualidad. Primero se interpretó en locales para hombres y después en teatros sobre todo de variedades.

Cantables de Cine
Muchas de las primeras películas a partir de la incorporación del sonido al cine fueron musicales, en los que cantantes conocidos o de moda se convertían en actores. Las canciones que interpretaban se denominaron cantables y eran vendidas a la entrada de la sala o en las calles y quioscos.

Temas Locales
Las imprentas locales tuvieron que competir con los establecimientos de Madrid, Barcelona, Málaga o Sevilla. El ingenio de los impresores así como su falta de escrúpulos para copiar temas de otras procedencias hizo multiplicarse el número de pliegos que también atendieron sucesos locales o hechos de lugares familiares para el público.

Familia
Las relaciones entre los miembros de la familia y los tópicos acerca de la dificultad de esas relaciones (recuérdese el caso casi siempre negativo de las suegras) llenaron de canciones alusivas el género de los pliegos que así servía, una vez más, de escuela de costumbres.

Romances antiguos y nuevos
Las cancioneros de romances del siglo XV y XVI sirvieron de ejemplo para la prolongación del género romancístico y su adaptación a hechos o temáticas más de moda. El romancero de cordel estaba lleno de casos truculentos que se unían así a la lista de los romances antiguos que, a pesar de ser repetidos una y mil veces, seguían gustando.

Temas históricos
Es bien conocido el caso de algunos escritores que defendieron el género de los pliegos por considerarlo positivo para el aprendizaje, no sólo desde el punto de vista del comportamiento sino para conocer aspectos históricos que de otro modo no hubieran llegado al conocimiento del pueblo.

Bailables
Muchos de los bailes de moda y bastantes de los considerados tradicionales se difundían –si es que iban acompañados de algún texto- a través de los pliegos que los ciegos repartían por aquí y por allá. A todos esos temas se añadieron las canciones de ida y vuelta que popularizaban aquí los bailables de América.

<<< VOLVER